decesos
Por desgracia, todos tendremos que fallecer algún día. Por una módica cuota mensual, trimestral o anual, podrá asegurarse de que sus descendientes no tendrán que hacer un gasto enorme, que a veces no podrán asumir.
Además, está demostrado que el 95% de personas pagan menos por su seguro de lo que vale un enterramiento, con lo cual, además de ahorrar dinero a sus descendientes, también ahorran ellos mismos.